Si quieres reducir tus gastos, una buena opción es comenzar con la cesta de la compra. Es una de las partidas más importante del presupuesto mensual de las familias y seguramente una de las que a corto plazo te causará menos impacto emocional. Ten en cuenta que reducir entre un 30% y un 50% es viable siempre y cuando tengas unos hábitos de compra saludables para tu bolsillo. Algunos de los consejos que leerás ya los conoces pero no es suficiente. ¡Hay que pasar a la acción! y ponerlos en práctica de una forma sistemática y continuada en el tiempo.

persona pensativa de que comprar
Índice

Haz la lista de la compra antes de ir al supermercado

Realiza una lista de la compra antes de salir de casa y síguela a rajatabla. El objetivo no es otro que evitar las compras por impulso que van minando semana a semana el presupuesto mensual destinado a la cesta de la compra. Cuidado, porque como tengas por costumbre decidir en el supermercado aquello que tienes que comprar, llenarás el carro de artículos que posiblemente no necesitéis tú, ni tu familia.

Elabora un menú semanal con la finalidad de ajustar las necesidades de compra a este periodo de tiempo. De esta forma:

  • Evitas realizar más de 1 viaje por semana al supermercado.

  • Compras únicamente lo necesario para completar el menú planeado.

  • No sucumbes a las «ofertas» y «promociones» que tan tentadoras son.

  • Sabes semanalmente el coste aproximado de tus recetas. Puedes equilibrar tus menús tanto desde el punto de vista nutritivo como económico.

Además de la lista derivada de la planificación semanal de tu menú, apunta para comprar todos aquellos artículos que ya has agotado o que estás a punto de hacerlo. Con ello ahorrarás tiempo y combustible optimizando los viajes al supermercado.

Fíjate en el Precio Unitario de los productos

Como norma general, nuestro día a día, hace que funcionemos con el piloto automático puesto. El tema de la cesta de la compra no es una excepción y es muy habitual que NO vayamos al establecimiento que nos ofrece mejores precios en los productos que compramos habitualmente.

La solución a esta situación es tan sencilla como comprar en el supermercado que nos ofrezca los productos a menor precio. Para ello debes analizar cuales son los 25 artículos que adquieres habitualmente y realizar la compra en diferentes comercios. Una vez conozcas cual es el comercio más conveniente para realizar tus compras, elígelo como el habitual y conseguirás ahorrar mes a mes.

¿Cómo calcular el precio unitario en la cesta de la compra?

Utiliza como referencia, para calcular el coste de un artículo, el precio unitario o precio por unidad. Tan fácil como dividir el precio total de artículo entre la cantidad del mismo. De esta forma obtendrás el precio final por unidad de medida (€/ud, €/Kg, €/L…). Así consigues:

  • Valorar si las ofertas y promociones 3×2, 2ª ud con un 70% de dto, etc… son rentables para tu bolsillo o para el establecimiento en cuestión.

  • Saber si los Pack Ahorro, Formatos Familiares, Compras a Granel y demás ofertas basadas en el volumen de compra, te compensan o no. Muy importante en estos casos asegurarte de consumir el producto antes de su caducidad y/o disponer de un congelador de alta capacidad donde poder almacernarlos sin que tengas que tirarlos.

Ten en cuenta que algunos artículos como las frutas y verduras, pueden resultar más caros cuando los compras empaquetados que si lo haces a granel. Estás pagando el plástico del envase y el sueldo del operario encargado de lavar, cortar, preparar y envasar la fruta o verdura.

Atento a las fechas de caducidad y las fechas de consumo preferente de los alimentos

Los alimentos cuya fecha de caducidad o fecha de «consumir preferentemente antes de» está próxima a vencer, puede convertirse en un buen aliado para el ahorro. Ten en cuenta que para ello es muy importante:

  • Disponer de congelador de alta capacidad, que aunque su consumo eléctrico sea importante, servirá para congelar aquellos productos que no vamos a consumir antes de la fecha de caducidad.

  • Comprar sólo los alimentos que serás capaz de utilizar antes de que caduquen.

Recuerda que las fechas de caducidad son orientativas y aunque es obvio, nunca está de más recordarlo: consume primero los productos que vayan a caducar antes.

Ten en cuenta que los supermercados reponen sus productos frescos poniendo más a mano del consumidor, aquellos que está próximos a caducar. Sigue la táctica de los supermercados e implementa un sistema que en casa os permita sin tener que mirar fechas, gastar los productos que van a caducar primero.

¿Cómo aprovechar las sobras de comida?

Aprovecha de forma creativa la comida sobrada y conviértelas en la comida o cena del día siguiente. Una posibilidad es comer o cenar una vez a la semana «sobras» de otros días

La metodología es muy sencilla. Saca los restos de platos de la semana del frigorífico, que cada uno elija el que más le guste, se calientan en el microondas y….¡listo!. Ahorras dinero, evitas tirar comida a la basura y haces una comida a la carta para cada miembro de tu familia, ¡Mejor Imposible!

Apuesta por los productos de marca blanca y aumenta la relación calidad / precio

No seas un esclavo de las marcas. Valora si el producto que adquieres habitualmente dispone de la mejor relación calidad / precio del mercado. Si tienes dudas al respecto, pregunta a tu entorno más próximo, al personal del supermercado o haz pruebas tú mismo comprando otras opciones de forma eventual. Una vez tengas clara tu elección, a por ella. Como decía el anuncio…»busque, compare y si encuentra algo mejor….¡cómprelo!».

Una buena opción para optimizar la relación calidad / precio son las marcas blancas. La gran mayoría de ellas son producidas en las mismas instalaciones y en las mismas condiciones que las marcas premium que todos conocemos. La única diferencia es el marketing invertido en estas últimas.

Automatiza la compra de marcas blancas en aquellos artículos que una vez testados, entiendas que su calidad es igual o mayor a la de la marca que venías comprando habitualmente. El valor de ticket se irá reduciendo de forma proporcional, a la cantidad de ítems de marca blanca que vayas incorporando a tu lista de 25 artículos habituales de compra.

Utiliza las tarjetas de fidelización de cliente que dan gratis en los supermercados

Muchos establecimientos disponen de tarjetas de fidelización gratuitas que utilizan como reclamo para hacer de su supermercado el lugar donde hagas la compra de forma habitual. Ten en cuenta que las tiendas no lo hacen de forma altruista y esos «puntos fidelidad» que te suman por cada compra, muy probablemente estén reflejados en el precio final de los artículos.

A pesar de lo comentado anteriormente, nuestro consejo es, adhiérete a todos los programas de fidelización de clientes que sean gratuitos. Créate una cuenta de e-mail dedicada exclusivamente a la recepción de descuentos y promociones de las diferentes tiendas y periódicamente échale un vistazo para ver de donde puedes sacar provecho.

Aprovecha las ofertas y precios especiales para los clientes que disponen de las tarjetas de fidelización, pero, compra el producto promocionado sólo si lo necesitas realmente. La tarjeta de fidelización debe ser una ayuda y nunca un condicionamiento para tomar la decisión de donde tienes que ir a comprar.

Sigue siempre el siguiente consejo: «Elige donde comprar teniendo en cuenta la calidad y el precio, no por la obtención de puntos, pero siempre obtén puntos cuando vayas a comprar».

Consume frutas y verduras de temporada todos los meses del año

Hay ocasiones en las que siguiendo pautas para el ahorro se consiguen de forma indirecta beneficios para la salud. Sigue el siguiente consejo y disfruta todos los meses del año de productos económicos, frescos y sabrosos.

Compra frutas y verduras de temporada. Con ello te aseguras que lo que compres tendrá las siguientes características:

  • Serán alimentos de gran calidad.

  • Tendrán un mejor precio por tratarse de productos autóctonos con una alta oferta y con menores coste de transportes.

  • Serán productos saludables que van prácticamente del campo de cultivo a tu mesa.

Como puedes ver, todos son ventajas. Si te acostumbras a consumir productos de temporada, ahorrarás dinero, ganarás salud y contribuirás a potenciar a los agricultores de tu zona.

Haz un esfuerzo por hacer la comida en casa utilizando productos de temporada. Basando el menú semanal en productos de temporada podrás minimizar los platos precocinados y comida basura que además de ser mucho más caros, afectan negativamente a tu salud. Si el tiempo es un hándicap y no es viable cocinar todos los días, realiza varias comidas a la vez y congélalas.

Debes basar tu menú en los alimentos de temporada. Ahorrarás dinero y te permitirá disfrutar cada mes del año de los productos frescos y sabrosos. Si una fruta u hortaliza están en venta y pueden ser congelados o estar frescos para más de una semana, intenta comprar de más para congelar o consumir la semana siguiente.

Planta tu propio huerto urbano en la terraza de tu casa

Si te gusta la jardinería y tienes un espacio físico donde practicarla, una muy buena opción es plantar tu propio huerto.

El cultivo de alimentos requiere tiempo y conocimiento. Si es uno de tus hobbies es una buena idea potenciarlo ya que ahorrarás dinero e invertirás en saludo. Por una parte, si logras obtener una cosecha media, cada pieza de fruta o verdura te costará apenas unos céntimos. Además disfrutarás de unos alimentos treméndamente frescos y saludables, con características ecológicas si es que no usas insecticidas y pesticidas en su cultivo.

En el caso de superproducción, no te preocupes. El congelador, tus familiares y vecinos incluso los propietarios de otros huertos con los que intercambiar productos, te ayudarán a solventar el «problema». Como dice el refranero popular «nunca es mal año por mucho trigo».

Algunos consejos extra para que ahorres más en los supermercados

Para finalizar con este post te indicamos algunas recomendaciones generales a tener en cuenta cuando vayas al supermercado:

  • No vayas nunca a comprar al supermercado con el estómago vacío. Comprarás cosas que no necesitas simplemente para satisfacer tu necesidad de comer.

  • Ves a comprar solo. Evita en la medida de lo posible llevar niños contigo. Ten en cuenta que mientras más gente vaya a comprar contigo, más posibilidades hay que se llene tu carro de artículos que realmente no necesitas.

  • Lleva las bolsas de casa. Además de ahorrar, colaboras con el Medio Ambiente.

  • Revisa el ticket de la compra. Puede haber grandes sorpresas en forma de precios erróneos y sobre todo, promociones mal aplicadas.

  • Si tienes contacto con agricultores de tu entorno, cómprales a ellos. Elimina intermediarios.

  • La música que escuches en los comercios te dará una idea de la gente que hay en el mismo (música relajada si hay poca gente y música más «movida» si es que hay mucha gente).

  • Atención a las estanterías de los diferentes pasillos. Normalmente está a la altura de los ojos y al alcance de las manos todos aquellos productos que les interesan que compres. Los productos más interesantes para ti, están en las estanterías de más difícil acceso (inferiores o superiores) de los pasillos.

Sigue Leyendo Nuestros Posts |  Sigue Ahorrando con nuestros Posts
DATOS DE CONTACTO
Sobre Nosotros

Ahorro Ágil es la solución para pagar menos por tus facturas de casa. Nuestro servicio gratuito es ideal para que utilices tu tiempo y tu dinero en lo que realmente importa. 

© 2020 Ahorro Ágil. Reservados todos los derechos